Empezamos el viaje en Denia, en La Marina, de los 8 tripulantes, la mitad se fueron a comprar al supermercado lo necesario para la travesía. A veces hay disparidad de criterios en lo que es de primera necesidad y lo que es más de aperitivos y bebidas. Esta es la primera anécdota del inicio de un bonito viaje.

Al atardecer salimos del puerto rumbo a Sant Antony de Portmany (Ibiza), a medida que entra la noche se puede observar un cielo limpio lleno de estrellas, un paisaje que es difícil de olvidar . Los tripulantes se turnan para hacer guardias durante la noche, normalmente se hace a sorteo.

Por la mañana se empieza a ver la isla, aunque todavía quedan unas horas para llegar. La tripulación se va levantando y un buen café caliente ayuda a despejarse.

A veces los delfines acompañan al barco y es motivo de alegría entre la tripulación sentir su presencia nadando muy cerca del barco.

Una vez amarrados en puerto, el cuerpo pide una buena ducha de agua dulce. Una vez en tierra, apetece dar un paseo por la zona y empezar a tomar contacto con la isla.

Salimos de San Antonio, Rumbo a Benirrás, al norte de Ibiza, una bonita cala que se llena de gente para la ver la puesta de sol y a hippies tocando Darbukas hasta altas horas de la madrugada, ahí se localizan dos restaurantes muy chic y los típicos puestos para comprar pulseras, collares y demás abalorios y diversas cosas hechas a mano.

Se levan anclas y se navega hacia el sur de Ibiza, pasando por Vedrá hasta llegar a Cala Saona, un bonito lugar en el que se puede encontrar un hotel spa y un agradable chiringuito de madera donde se puede tomar una cerveza muy fría o una copa de vino.

El agua es cristalina y la arena blanca, dando la sensación de estar en el Caribe.

El siguiente destino en el que se va a fondear es Cala Jondal, al suroeste de Formentera, aunque es grande, siempre está llena de barcos. Si se quiere ir al restaurante Blue Marlim a comer o a tomar una copa por la noche, pasan con una zodiac a recogerte a tu barco, luego te llevan de regreso.

Llega el momento de volver destino Denia, nuestro punto de salida, ha sido un bonito e inolvidable viaje, donde se ha disfrutado de unas 10 horas de navegación, compartiendo experiencias, anécdotas y una pasión común.

29 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.